El programa se llama Kid Nation, todavía no salió al aire y probablemente no lo haga nunca. Críticos, activistas y padres quieren impedir su estreno en la televisión estadounidense. Son cuarenta chicos viviendo en un pueblo fantasma durante más de un mes. La polémica.

Un programa de televisión en el que un grupo de niños es abandonado en un pueblo fantasma de Estados Unidos para que se defiendan como puedan, ha provocado indignación y una ola de reclamos para que sea cancelado antes de que salga al aire el próximo mes.Kid Nation (Nación Infantil) es el nombre de un reality show que prevé lanzar la cadena de televisión abierta en Estados Unidos CBS, el próximo mes, mostrando a 40 niños de entre ocho y 15 años que intentan organizarse y vivir en un "pueblo fantasma" de Nuevo México (oeste), sin ningún adulto. La serie ha sido comparada con la novela de William Golding El señor de las moscas, el clásico de la literatura inglesa de 1954, en el que un grupo de niños queda aislado tras un accidente aéreo y en su afán por sobrevivir muestran los instintos e impulsos más básicos del ser humano. La filmación del programa se realizó en abril y mayo, cuando los 40 niños permanecieron lejos de sus padres durante 40 días con el objetivo de construir una "sociedad" con logros en asuntos "donde los adultos han fallado", según la versión del creador de la serie. Pero algunas revelaciones han provocado un fuerte debate en Estados Unidos, donde el programa levantó dudas sobre su legalidad y ética y si debería salir al aire el 19 de septiembre como prevé el canal. Funcionarios de Nuevo México, donde se filmó el programa, están investigando si se violaron leyes laborales, luego de algunas acusaciones que indicaron que los niños fueron sometidos a trabajar 14 horas diarias. Un padre presentó una demanda luego que su hija sufrió quemaduras en la cara en un accidente de cocina, mientras se publicó que otros niños tomaron accidentalmente cloro. El creador del programa Tom Forman ha negado cualquier tipo de maltrato a los menores. "Estos niños estuvieron en buenas manos y bajo buen cuidado con procedimientos y estructuras seguras que compiten o superan a cualquier escuela o campamento en el país", explicó Forman en un comunicado. El artífice del programa aclaró que los niños "no estuvieron trabajando, ellos estuvieron participando" y fijando sus propias horas de actividad. Los creadores también aseguraron que un equipo de sicólogos, expertos guías y médicos estaban a la mano en caso de que se presentara alguna emergencia durante la filmación. Pero nada de esto convenció a los críticos."Esto ha llegado demasiado lejos", sentenció el crítico Barry Garron del suplemento Hollywood Reporter, especializado en la industria del entretenimiento. Garron consideró que ya es hora de que la cadena CBS se disculpe por una idea que se les fue de las manos y que retiren de la agenda el estreno de Kid Nation. Incluso el sindicato de actores expresó su preocupación por el programa. "Estamos consternados con las recientes informaciones respecto al trato y la explotación de niños en el plató de Kid Nation", indicó el comunicado del Sindicato de Actores (SAG). Para esta organización, el haber tenido a estos niños como afiliados al SAG los hubiera protegido en una serie de aspectos laborales, incluyendo el máximo de horas que pueden trabajar respecto a su edad. La Federación Estadounidense de Artistas de Radio y Televisión también anunció el inicio de una investigación sobre las condiciones laborales para los niños que participaron en el programa. Los menores habrían recibido un pago de 5.000 dólares y algunos recibieron bonos por cumplir con determinados desafíos, indicaron informes. Varios padres entrevistados dijeron que desconocían que sus niños podían ganar hasta 20.000 dólares al final de la filmación del programa. Los críticos también han lanzado sus dardos contra los padres, que firmaron una 'renuncia de responsabilidad' que establecía que el programa "podía exponer al menor a condiciones que les podía causar heridas corporales serias, enfermedades, o muerte, incluso ahogos, caídas, confrontaciones con animales salvajes o domésticos, enfermedades de transmisión sexual, HIV y embarazo". La madre de una participante entrevistada por CNN defendió su decisión de permitir a su hija participar en el "reality show". "Hablé con CBS y me explicaron que era esencialmente como un campamento de verano", contó la mujer tras asegurar que su hija no sufrió ningún peligro. Tampoco sintió haberla expuesto a una situación límite. Sin embargo, Paul Petersen, quien fuera un niño estrella, denunció que esa madre pudo hablar con periodistas con el permiso de la CBS, que había pedido a todos los padres de los participantes firmar un acuerdo de confidencialidad.
 
Top