Aunque cueste de creer, la marabunta de japoneses que aparecen en la imagen que tienen bajo estas líneas están metidos dentro de una piscina. ¿Y el agua? Bueno, se supone que está ahí, pero resulta poco menos que imposible de distinguirla entre tanta gente.







Atención al vídeo porque no tiene desperdicio:



Vista la imagen y el vídeo, la pregunta es obvia: ¿vale la pena pasar un día de asueto en una piscina en la que prácticamente no puedes moverte y en la que careces del más mínimo espacio? En mi opinión no, pero al parecer los japoneses piensan diferente.
 
Top